lunes, 29 de noviembre de 2010

La grieta de mi pensamiento
tiene ángulo de sexo
y profundidad de madre.
El temblor del afuera
la hace aún más distante del origen:
el clavo oxidado
que sujeta mi corazón.

1 comentario: