domingo, 5 de diciembre de 2010

A veces mi sombra me recuerda que estoy contra la vida,
ella que se arrastra y me persigue,
que camina a mi espalda recogiendo las sucias huellas
que rellenan su silueta.

Me recuerda que estoy contra la vida
cuando me grita las oscuras verdades,
cuando me sobrepasa y es toda muerte
y yo con rabia la miro cara a cara.
Entonces se vuelve sublime y cruje
como una grieta en las calles estrechas,
escapa por las paredes hasta dejarme
infinitamente pequeña,
y en la más absoluta oscuridad
me chilla
que estoy contra la vida.

1 comentario:

  1. Laura Amigo Hernández15 de diciembre de 2010, 0:42

    Sabes que me encantan, nunca dejas de sorprenderme con tu sensibilidad. Maravillosas!!!!

    ResponderEliminar