lunes, 18 de abril de 2011




Estoy descentrada en medio de este salón.
No estoy
en ninguno de los caminos que pusieron de punta todo mi ser.

He descubierto
la montaña de cariño que batíamos cada domingo
y he pedido perdón
para poder dormir.

La vida se aproa en calma
y se busca,
como mi destino ahora,
como mi fondo aquí,
como tú,
el número uno
de todos mis anhelos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario