sábado, 30 de abril de 2011



Nunca podré decirte si me he equivocado
por más que el tiempo apriete
con un "si hubiera".

Yendo hacia atrás descubriría
que hubo momentos para abrir la puerta
y cruzar el puente desde el que saltar
para ser alguien.

Tampoco te dije que en mi saco llevo escritas
las fechas de todos los instantes
que he querido que vuelvan.

Y si me doy la vuelta, leerás en mi espalda
todos los complejos que no has descubierto
al mirarme.

Ya sabes que vuelvo a la playa
para hacer castillos
cuando me hacen daño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario