sábado, 14 de mayo de 2011

Eternamente

Todo lo trabajado será siempre poco,
quizá si no buscásemos cómo mejorar
no estaríamos tan aburridos y cansados de vivir
tan repetidos
pero el saco nunca se llena.

Las tardes de sofá que ocupo en mirar, solamente en mirar,
a veces creo que eso tampoco es vivir.

Sé que te echo de menos más de lo que yo quería
pero la voz es callada.
Sé que te siento en muchos espacios abiertos,
y me recojo aquí para pensarte.
Sabes que el tiempo volvió como una espada gigante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario