domingo, 16 de octubre de 2011

Hay un momento
para mirarse
detenidamente,
porque lo pide, moralmente,
la vida
y, en esa asfixia solitaria,
giras el mundo con las manos abiertas.

1 comentario: