domingo, 6 de noviembre de 2011




Cuando nos pesen los años
haremos bolitas con las migas de pan
que acompañan nuestra mesa,
y entre tinto y tinto
nos veremos en los años que arrugan nuestras cejas.

Te daré el pan, como te he prometido
mientras se pone el sol
a la espalda del sombrero de paja.
¡Qué sabrán si tuvimos hijos!

Me darás el vino, como dijiste
mientras se cubre la noche de luna
y se enciende la vida en la cima del monte.
¡Qué sabrán cuando pasen los años!

No hay comentarios:

Publicar un comentario