domingo, 23 de marzo de 2014



 

   Tengo miedo por las noches

   cuando soñando contigo

   sé que puedo volar a ras de la locura,

   de la obsesión enfermiza

   que me hace olvidar la ilusión del amanecer.

 

   Tengo miedo de que tu risa

   haga eco en mi pensamiento

   llegando a ser un cáncer eterno.

   Tengo miedo de que tus manos

   detengan el baile de mi cuerpo.

 

   Quisiera sentir tu transparencia

   y mi transparencia de cerca y de lejos

   llevando la suavidad hasta el extremo.

 

   Tengo miedo de que el límite

   sea deseo,

   el dolor ansia,

   la locura compañera,

   mi yo extranjero.

 

   Tengo miedo de que tu nombre

   sea el cáncer de mi cuerpo.

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario