sábado, 19 de septiembre de 2015


De soñarlo
se quedó quieto como la muerte
            viendo cómo pasaban sus años
y se refugió en la juventud de las ideas
            esperando que madurasen para ser libre,
algún día sería el día preciso para contarlo.
Y fueron pasando los años hasta que se hizo viejo
y, quieto, como el silencio saludó a la vida,
y cerró los ojos,
para despertar al alma y detener el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario