domingo, 19 de febrero de 2017


Yo también lo llamo Amor
aunque venga indeciso y se acurruque
para que le calme,
aunque a veces no esté
cercano a todos mis bostezos
y lo sienta
distante,
imposible,
intangible,
errático,
dubitativo,
febril,
lejano
fuera de mi circunstancia.
 
Lo llamo Amor
porque siempre vuelve
y
me ofrece cuentos,
cuentos
que se leen en la palma de mi mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario