domingo, 27 de junio de 2010

Laberinto

Este es tiempo de reposo para el alma
porque no puede tragar tantos sentimientos,
cerca de los treinta está el precipicio,
es un acto de fe, todos lo sabemos,
lo que haya o no al otro lado de la roca no importa
porque todo lo que tienes que hacer es soportarte,
en el buen sentido de la palabra
sostenerte para no caer.

Los años regalan la calma de todas las horas a muy bajo precio
pero todos queremos robarla,
se aprende a vivir cuando se es demasiado viejo para vivir
y entonces se contempla la vida en otras vidas que aún no saben vivir;
ése es el juego.

Yo me culpo por no haber sabido vivir
ahora que abro los regalos.

6 comentarios:

  1. Es el precio del camino y el camino del peregrino.. un acto de fe, la condena divina, placer de muertos, miedo de vivos... aprender a vivir.. y vivir, sin mas.

    ResponderEliminar
  2. Almu me lo he leído todos de un tirón, doy gracias a la tecnología porque me acerca áun más a mi gran amiga Almu, doy gracias a la Poesía porque abre tu corazón al mundo y espero que cerca de los cuarenta el alma se alborote y salga volando del precipicio... TE QUIERO MUCHO AMIGA

    ResponderEliminar
  3. y... espero impaciente el siguiente

    y deseo que pronto te los publiquen...

    un beso enorme

    ResponderEliminar
  4. Yo tambièn estoy esperando impaciente el siguiente ... muy bièn Almu :)
    Hastapronto, Giulio.

    ResponderEliminar
  5. Me parecen preciosos. Te seguiré leyendo.

    Besos.Arantxa

    ResponderEliminar
  6. ...a veces es difícil sostenerse cuando ves que las piedras de los demás se están hundiendo... pero con gente como tú se aguanta mejor el equilibrio

    besos variados

    ResponderEliminar